Tecnología

El futuro de la robótica

1 junio, 2016
robótica

¿Cuál es el futuro de la robótica industrial aplicada al ámbito doméstico? ¿Qué aplicaciones tienen y pueden llegar a tener estos robots humanoides? Estas y otras cuestiones se han abordado en RoboCity16, una de las cumbres más importantes del sector que se acaba de clausurar en Madrid. Nosotros las resumimos en esta nueva entrada de Las Nuevas Tecnologías.

No sólo estamos hablando de robots humanoides, sino también de peluches robotizados que se pueden utilizar por ejemplo para charlar y estimular cognitivamente a ancianos y enfermos. El futuro también pasa por la presencia de estos robots como camareros o guías de museos. En RoboCity16, evento organizado por el consorcio español “RoboCity 2030” se han visto muchas cosas. Consorcio integrado por unos 200 investigadores procedentes de la Universidad Carlos III de Madrid, la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad de Alcalá, la Universidad Rey Juan Carlos y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Lleva 10 años en marcha y cuenta con una treintena de empresas asociadas.

robótica industrial

A día de hoy, la robótica industrial tiene aún muchos pasos que dar para mejorar la fluidez de los movimientos de unos robots cada vez más “humanizados”. Han de ser capaces de moverse en espacios desconocidos o de hacer frente a obstáculos imprevistos. La llamada “robótica de servicio” ha de avanzar para cada vez interactuar más con los humanos. Se trata de que estos robots sean capaces de moverse con soltura no sólo en los espacios cerrados e industriales, sino también en otros ámbitos como el doméstico.

En RoboCity16 se ha insistido en la necesidad de recabar apoyos y financiación para avanzar en proyectos de tamaña magnitud como los vinculados a la robótica para la ciudadanía. Por la conferencia se han paseado robots célebres como Teo, uno de los primeros humanoides bípedos hechos a escala humana en Europa. A día de hoy se le está entrenando para ejercer como camarero. Aunque, como es evidente, tiene ciertas dificultades para caminar de forma humana en terrenos no llanos, este robot humanoide de 1,7 metros de altura y más de 60 sensores parece que está aprendiendo a llevar una bandeja con cierta soltura. Otra de las creaciones que la semana pasada vimos en el congreso de robótica fue MiniMaggie, un peluche robotizado con dotes sociales. Está concebido para que charle con personas y exprese sentimientos de alegría, tristeza o enfado. De momento se está probando en escenarios terapéuticos y de entretenimiento en centros de día con ancianos. En el programa colabora la Fundación Alzheimer España. Doris y Urbano son otros dos robots con habilidades sociales. En este caso son semihumanoides ya que no tienen piernas y de momento interactúan mediante inteligencia artificial.

curso de robótica

Como ves, en cualquier curso de robótica o en un evento como RoboCity16 nos recordarán que el futuro pasa por diseñar robots cada vez más “humanizados” y que nos ayuden en las tareas diarias además de a nivel terapéutico. De todas formas, también hay que atender a las voces críticas que alegan que, si el uso de robots se extiende, pueden peligrar puestos de trabajo. Si empiezan a ejercer como camareros o “terapeutas”, ¿qué pasará con los de carne y hueso? Ahí dejamos la reflexión siendo conscientes de que aún hay que esperar para ver por qué derroteros se mueve el mundo de la robótica.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR